Adolescentes

La adolescencia supone el paso de la infancia a la edad adulta. Este proceso no es fácil ya que implica una serie de cambios tanto a nivel físico como psicológico que, en muchos casos, produce cierta inestabilidad e inseguridad en los adolescentes.

En esta etapa comienzan a tomarse decisiones importantes sobre qué se hará más adelante o qué va a querer estudiar. Se producen cambios a nivel académico, se deja el colegio, se cambia de ambiente, de amigos, etc.

Los cambios hormonales y físicos también pueden provocar un malestar que no saben cómo afrontar. De repente aparecen alteraciones de humor, irritabilidad, cambios en el estado de ánimo, agresividad, cambios en gustos o aficiones, alteraciones en el sueño o en la alimentación, etc.

Se encuentran en un terreno en el que les cuesta manejarse y a veces su comportamiento oscila de un extremo al otro. Pueden mostrar rebeldía a la hora de aceptar las normas o llegar a cuestionar a las figuras de autoridad.

La terapia para adolescentes

En la terapia les ofrecemos un espacio donde pueden expresar sus miedos e inseguridades y les ayudamos cuando se sienten desorientados o confusos.

La etapa de la adolescencia puede variar mucho de unas personas a otras pero siempre condiciona la vida del futuro adulto.

Por ello es importante prestarle atención al sufrimiento que puede estar padeciendo el adolescente y buscar cuanto antes la ayuda indicada.

La terapia con adolescentes, al igual que la terapia infantil, tiene tres pilares fundamentales que deben funcionar en sintonía: el psicólogo, los padres y el adolescente. Aunque se realicen sesiones con los padres, se recoja información durante entrevistas en la evaluación y se les vaya informando tanto del progreso del hijo como de cambios que hay que realizar en casa; es muy importante convertir al menor en el centro del proceso. Tiene que vivirlo como un espacio seguro y personal en el que poder expresarse libremente. Incluso si acude a la primera sesión obligado por los padres, el papel del psicólogo será generar un clima de confianza para facilitar que el adolescente cuente lo que le ocurre.

El papel de los padres en la terapia con adolescentes

Como en toda la etapa de la adolescencia, el papel de los padres será mantenerse cerca pero no encima, atentos pero no hipervigilantes, disponibles pero no inquisitivos.

Con el psicólogo se trabajarán todas las inquietudes y dudas que os puedan surgir como padres pero es fundamental que el adolescente sienta que la consulta es un espacio suyo, personal, donde puede hablar de todo lo que necesite. Que se sienta el protagonista de su terapia y comprenda que el cambio pasa principalmente por sus manos.

Las consultas más frecuentes en adolescentes

Los que más suelen acusar los cambios en los adolescentes son los familiares directos que conviven a diario con ellos y son ellos los que suelen dar la voz de alarma cuando aparece irritabilidad, cambios en el estado de ánimo, agresividad, baja el rendimiento académico o empiezan a transgredir normas.

Las dificultades que más interfieren en los adolescentes son:

  • Relaciones sociales: encajar en un grupo o ser aceptado parece fácil de conseguir pero no siempre se percibe de esa manera. Sentirse fuera de lugar puede generar un intenso malestar.
  • Problemas de autoestima: el paso de la infancia a la edad adulta no es fácil ya que implica una serie de cambios tanto a nivel físico como psicológico que, en muchos casos, produce cierta inestabilidad e inseguridad.
  • Fracaso escolar: cuando uno se encuentra descentrado es complicado poder atender a los estudios de una forma satisfactoria. El objetivo es conseguir un equilibrio emocional que permita al adolescente poder concentrarse de nuevo.
  • Irascibilidad y falta de control de impulsos: las personas nos desbordamos a veces y no somos capaces de controlar nuestra fuerza ni nuestras palabras. Aprender a manejar las emociones es fundamental para poder conseguir estabilidad emocional y, por tanto, una mejor comunicación y bienestar en las relaciones.
  • Incursión en el mundo adulto: la adolescencia es la etapa en la que se juega con los límites y se va descubriendo el mundo adulto. Son frecuentes las consultas de los padres porque su hijo bebe alcohol, ha probado las drogas o está descubriendo su sexualidad. Lo más frecuente es que se acerque a estas cuestiones por mediación del grupo de amigos y en ocasiones la desinformación puede generar muchos problemas.

Terapia psicológica para adolescentes

En la terapia para adolescentes les ofrecemos un espacio dónde pueden expresar sus miedos e inseguridades y les ayudamos cuando se sienten desorientados o confusos. Hay temas o conflictos que no saben cómo abordar, a veces por miedo, a veces por vergüenza.

Los psicólogos especialistas en adolescentes de EnMente ofrecemos un lugar donde se escucha sin juzgar, desde un punto de vista neutro, y acompañamos al menor a encontrar su propio camino.
980FansMe gusta
1,356SeguidoresSeguir
1,847SeguidoresSeguir
0suscriptoresSuscribirte
Consulta con nuestros psicólogos