Adultos


Depresión


“Hace mucho que estoy así. No tengo ganas de nada, he perdido el interés por las cosas. Me cuesta horrores ir a trabajar y cumplir con mis obligaciones. No me centro, me siento mermado. Si pudiera me quedaría en la cama. Me cuesta dormir. Me ha cambiado el apetito. No me apetece ver a gente.”

No tienes por qué seguir así. Busca ayuda. Consulta.

Ansiedad/estrés.
Pánico/agorafobia


"Me siento agobiado. Noto que me va faltando el aire, que el corazón se me sale del pecho. Empiezo a sudar y no sé si tengo frío o calor. Me encuentro mal pero no sé por qué. Parece que no puedo controlar mi cuerpo, mi cabeza no para de dar vueltas. Este nerviosismo ya es continuo y siento que me desborda”

No esperes a que vuelva a ocurrir, la salud mental también se cuida.

Fobias


“Soy incapaz de hablar en público. La gente que dice lo que piensa me fascina, qué seguridad tienen. No sé cómo voy a enfrentarme a hablar con mi jefe. Tengo miedos personales que me incapacitan para conseguir mis metas. Ya de camino al aeropuerto estoy de los nervios.”

Hay miedos que nos paralizan y nos limitan en nuestro día a día, minan nuestra autoestima y sensación de autocontrol.

Pero se pueden superar. No te resignes a vivir con estas limitaciones.



Trastornos de la
Conducta Alimentaria


La prevalencia de los trastornos de la conducta alimentaria ha aumentado alarmantemente en los últimos años. Los principales son: anorexia, bulimia y trastornos por atracón. Son enfermedades de larga duración que requieren intervención inmediata, ya que ponen en peligro la salud de la persona. Suelen empezar en la adolescencia y son de diagnóstico difícil, pues generalmente se oculta el malestar y los síntomas pasan desapercibidos.

Si dudas si estás empezando con un problema alimentario o piensas que alguien cercano puede estar pasando por algo parecido, consulta. EnMente puede ayudarte.





TOC


La persona con Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) tiene pensamientos recurrentes que le causan mucho malestar, preocupaciones excesivas sobre problemas cotidianos (la limpieza, la salud propia y de los demás, el orden). Además se ve empujada a realizar acciones de forma repetitiva que calman el agobio de sus pensamientos (comprobaciones, rituales…)

Es una enfermedad que disminuye considerablemente la calidad de vida de la persona y que requiere tratamiento psicológico.



Trauma
y estrés postraumático


"Hace tiempo tuve una mala experiencia que me marcó y mi cabeza lo revive constantemente. No logro manejarlo. Hay personas, lugares o incluso momentos del día que me ponen directamente en alerta. No puedo controlar mis emociones, siento que me superan."

Nos quedamos anclados en un suceso impactante de nuestra vida. El trauma nos bloquea, nos impide seguir adelante.


Se puede superar. Consulta.



Duelo


“Le echo tanto de menos. Parece que la gente sigue adelante y yo no puedo. Pienso en ella todo el tiempo. Me he distanciado de los demás. No dejo de pensar en la última vez que la vi, lo que podría haber hecho. Estos pensamientos en bucle me acompañan siempre. ¿Por qué me ha pasado esto a mí? No es justo. Me aferro a su imagen y la tristeza no se pasa. Yo no quiero olvidar.”

Pensamientos como éste son normales durante un tiempo determinado cuando uno ha perdido a un ser querido. Pero…¿cuándo un duelo se vuelve patológico? ¿Ha pasado ya más de un año y te siguen invadiendo sensaciones como las mencionadas?


Confía en que puedes sentirte mejor.






Afrontamiento
de la enfermedad


Ante el diagnóstico (ya sea de uno mismo o de un ser querido) de un cáncer u otras enfermedades graves se nos viene el mundo encima. Mantener una buena salud mental es fundamental para conservar las fuerzas. No olvidemos que es muy común padecer estados depresivos o picos de ansiedad que empeoran la situación.

Busca apoyo. Cuando la salud física se quiebra, la salud mental debe fortalecerse.


Adicciones


Las distintas adicciones (drogas, tabaco, internet, juego, sexo…) requieren distintos tipos de intervención. Lo que todos sabemos es que, llegados a cierto punto, no somos capaces de dejarlo sin ayuda, o lo dejamos pero tenemos recaídas. La adicción, de una u otra manera, nos va afectando negativamente, ya sea dañando nuestra salud y nuestras relaciones con los demás, o haciéndonos perder mucho dinero.

Parecen un círculo vicioso en el que siempre terminamos cayendo de nuevo, pero se puede romper con ellas adicciones.

Busca ayuda. Consulta.




Pareja


“No quiero romper pero no sé cómo vamos a superar esto. Estamos tan viciados en nuestra relación que no paramos de discutir. He perdido la ilusión y eso me asusta”

Las relaciones evolucionan y son muchos los acontecimientos que pueden afectarnos a nivel de pareja (cambios personales, discrepancias en el planteamiento del futuro..). Tenemos rachas en las que solo vemos los defectos del otro, no sacamos tiempo para nosotros o no es tiempo de calidad. Otras veces hay sucesos que no sabemos cómo superar (infidelidad, fertilidad, agresividad en la pareja…).


Si no sabes cómo continuar o la situación te desborda, consulta. EnMente puede ayudarte.





Sexualidad


La sexualidad es una expresión saludable de nuestra forma de ser. Hay muchos motivos que pueden influir en que no tengamos relaciones satisfactorias. A pesar de ser un tema tabú no debemos olvidar que vivir una sexualidad plena y satisfactoria es cuidar tu salud mental.

A nivel individual o de pareja es importante contar con la ayuda y la información adecuadas.


Tener una vida sexual satisfactoria mejora el ánimo, reduce el estrés, aumenta la autoestima… ¡no renuncies a ello!



Psicosomática


Hay problemas de origen mental que se expresan a través del cuerpo. Un tratamiento psicológico adecuado ayuda a controlar o mejorar la enfermedad.

Algunas enfermedades relacionadas con trastornos psicosomáticos son: La hipertensión, el asma, la gripe, el cáncer, la impotencia, las alergias, la cistitis, la gastritis, la diarrea, la anemia...


Si dudas sobre si un psicólogo podría ayudarte, consulta. Desde EnMente te asesoramos.


Personalidad


“Siempre he sido así y creo que me ha causado problemas a la hora de relacionarme. No me gusta cómo me comporto, quiero cambiar cosas de mí. Pero creo que eso no se puede cambiar, es la forma de ser de cada uno. No estoy feliz ni satisfecho con mi vida. ¿Es normal? ¿Se puede hacer algo o la personalidad es inmodificable?

Si tienes dudas como éstas, consulta: en EnMente podemos ayudarte.