Niños

Muchas personas piensan que los niños no sufren, que no tienen problemas ni preocupaciones, pero esto no es del todo cierto. Los niños parten de cero y tienen que aprenderlo todo. No siempre es fácil enfrentarse a las demandas de la vida con los pocos recursos que tienen y eso les hace experimentar muchas sensaciones que no saben identificar.

Los niños también sufren, se sienten mal y, en muchos casos, no saben cómo expresarlo.

Manifiestan su malestar de la forma que pueden: con rabia, llanto, agresividad o con retraimiento.

Los niños viven en nuestra sociedad de las prisas, todo hay que hacerlo en el momento, tenemos que rellenar los días con un montón de actividades y estar siempre corriendo. Los niños muchas veces no pueden seguir ese ritmo.
Esto se refleja en dificultades que tienen que ver con la conducta: agresividad, rabietas o falta de atención. En algunos casos las dificultades que presentan se deben a problemas orgánicos y para detectarlos es necesario realizar un estudio evolutivo donde pueda verse cómo es el desarrollo del niño a nivel individual.

¿Cómo saber si mi hijo necesita ayuda?

La forma más sencilla de identificar si a nuestro hijo le pasa algo es fijándonos si tiene cambios en su comportamiento o en las rutinas que suele tener.

Son indicativos destacables

  • Los cambios de humor
  • La negativa a la hora de ir al colegio
  • Las variaciones en el apetito
  • El empeoramiento en el rendimiento escolar
  • Rabietas o llantos sin motivo aparente

Ante cualquier cambio que nos resulte llamativo hay que estar atentos y pedir ayuda. La intervención rápida es crucial en muchos casos.

Desde qué edad puede ir mi hijo a terapia

Normalmente la terapia con niños se realiza desde que tienen la edad para poder hacer uso del lenguaje o una comunicación que se equipare. Para momentos anteriores hemos de buscar centros de atención temprana.

En las primeras edades la terapia se centra en el juego. Según van siendo más mayores se introduce el dibujo o la narración como recursos terapéuticos.

Las consultas más frecuentes en niños de 3 a 7 años

Cuando las edades son muy cortas las consultas suelen centrarse en si el niño tiene un desarrollo evolutivo adecuado a su edad. En estos casos se realizan pruebas de desarrollo para determinar dificultades evolutivas.

A partir de los 4 ó 5 años surgen los problemas relacionados con la conducta: las rabietas, la desobediencia o los miedos. También pueden aparecer también las consultas relacionadas con las dificultades en el control de esfínteres.

¿Cómo le explico a mi hijo que va a un psicólogo infantil?

Una buena manera de decírselo es explicándole que últimamente han notado que le pasa algo, que le encuentran más triste o nervioso y que el psicólogo es una persona que puede ayudarle a entender qué está pasando.

Cuando hay una implicación emocional no es fácil poder escuchar y entender al otro de una forma objetiva, por eso en ocasiones no es suficiente la ayuda que los padres o el entorno más cercano puede prestar al menor.

¿En qué consiste la terapia infantil?

Nuestro trabajo como psicólogos expertos en terapia infantil es tratar de llegar a ellos, entender qué les está haciendo estar tristes o enfadados y ayudarles a gestionarlo de otra manera. Los niños tienen muchas cosas que descubrir y no reaccionan de la misma forma que lo hacen los adultos.

El primer paso es realizar un psicodiagnóstico, esto es una evaluación para poder determinar qué es lo que puede pasarle al niño. Para ello se utilizan diferentes técnicas, entre ellas el juego y el dibujo.

Una vez que se ha hecho el estudio completo se hace una sesión de devolución a los padres o responsables del menor donde se explica qué es lo que le puede estar pasando y si es necesario seguir un tratamiento terapéutico.

Terapia psicológica infantil

La infancia es una etapa fascinante, dura muy poco y merece la pena disfrutar de ella.

Según van creciendo los niños hay que ir ayudándoles a adquirir Responsabilidades, compromisos y a ser autónomos dentro de sus posibilidades, ya que la siguiente etapa en la que se adentran es la conflictiva por excelencia: la adolescencia.

973FansMe gusta
1,351SeguidoresSeguir
1,791SeguidoresSeguir
0suscriptoresSuscribirte
Consulta con la psicóloga infantil