Trastorno por atracón Comer compulsivamente

La mayoría de veces no me doy ni cuenta de cómo empiezo pero después siempre me siento mal. Suele ser de forma natural, como si nada, después de cenar en el sofá cojo algo de picoteo. Cuando me lo acabo voy a la cocina y sigo comiendo más, aunque realmente no tengo hambre. No lo hago aposta, no me doy cuenta. No sabría ni contabilizar lo que llego a comer. Lo peor es la impotencia y la frustración de después, de saber que no me controlo y de no entender por qué hago esto.

Cada vez más personas sufren desórdenes alimentarios. Además de los dos grandes conocidos, la anorexia y la bulimia, el trastorno por atracón es mucho menos famoso pero está mucho más extendido.

Comer compulsivamente - EnMente psicólogos

La comida se ha convertido en un elemento social, más allá de la mera alimentación como necesidad básica de supervivencia, existe todo un universo construido alrededor de la comida. Eso ha contribuido a convertirla en un medio para manejar o expresar emociones. Igual que cuando estamos de celebración podemos proponer una gran comilona, algunas personas utilizan la comida cuando están angustiadas para manejar su malestar. Puede parecer trivial pero mucha gente come por aburrimiento, tristeza, soledad o ansiedad. El problema aparece cuando esos picoteos que aparentemente no tienen importancia son vividos con descontrol o nos hacen sentir culpables después.

Podemos definir atracón como la ingesta desproporcionada de comida en un periodo corto de tiempo, que es vivida con sensación de descontrol o falta de voluntad («no puedo evitarlo, no consigo parar») y que siempre genera malestar posterior, ya sea físico como emocional.

La mayoría de personas lo hacen a solas, muchas veces a escondidas o evitando que los demás sepan que está comiendo. En muchas ocasiones es indiferente el tipo de comida, pudiendo mezclar dulce con salado o incluso comida sin cocinar. Generalmente los atracones son de comida hipercalórica, comida rápida, bollería, patatas fritas o cualquier cosa que se encuentre fácil en la comida y que no requiera preparación.

¿Tengo atracones o bulimia?

La diferencia con la bulimia es que las personas que padecen un trastorno por atracón no vomitan ni hacen ejercicio compulsivo ni utilizan otras estrategias compensatorias como el uso de diuréticos o laxantes; por ese motivo, el aumento de peso en poco tiempo es evidente.

Consecuencias del atracón

Al tratarse de un desorden alimentario, una de las consecuencias directas es la que afecta al peso. En un único episodio de atracón una persona puede llegar a consumir el doble o incluso el triple de las calorías que necesita en un día entero. Cuando los atracones se repiten con frecuencia aparece el aumento de peso que puede llevar a problemas de sobrepeso u obesidad. Aunque la obesidad es un problema muy común, no hemos de olvidar que tiene importantes efectos sobre la salud, aumenta el riesgo de sufrir enfermedades metabólicas y cardiacas, y afecta profundamente a la calidad de vida de la persona.

Consecuencias del atracón - EnMente psicólogos

Otra de las consecuencias del trastorno por atracón son los problemas metabólicos. El tipo de comida que se ingiere en un episodio generalmente es comida basura, alimentos nada sanos que aumentan la probabilidad de sufrir problemas gastrointestinales, diabetes o hipertensión.
Hemos de tener muy presentes las consecuencias psicológicas de los atracones. El sentimiento de culpa y la sensación de falta de control sobre sus actos minan profundamente la autoestima de la persona. La culpa viene acompañada de una profunda vergüenza por lo que hace, por lo que suele esconderse para comer y puede llegar a aislarse en las horas o el día siguiente al atracón.

El trastorno por atracón suele convivir con ansiedad y, dado que afecta a la autoestima, con problemas del estado de ánimo.

Tratamiento del trastorno por atracón

Es muy difícil que una persona que de vez en cuando se come un paquete entero de galletas o dos bolsas de patatas fritas entienda que esto corresponde a un problema emocional y busque ayuda. Sin embargo, la ansiedad o el ánimo bajo sí que pueden propiciar una consulta.

En EnMentePsicólogos te ayudaremos a gestionar tus problemas emocionales y a lograr una relación sana con la comida. El tratamiento para este trastorno no se basa en regular las pautas de alimentación y evitar los atracones. Está demostrado que un abordaje completo del problema es lo único que puede evitar que caigas de nuevo en este tipo de desorden alimentario. El trabajo consiste en entender los motivos que te han llevado a desarrollar este trastorno, incidir en paralelo sobre la ansiedad y la autoestima, y aportar nuevas estrategias de afrontamiento de problemas que no pasen por la relación con la comida. Dado que el atracón es una forma patológica de gestionar los sentimientos de malestar, en la terapia se aportarán otros recursos, más saludables, para manejar las emociones.

El problema no está en la comida sino en utilizar la comida como canalizador de mis emociones.
984FansMe gusta
1,390SeguidoresSeguir
1,842SeguidoresSeguir
0suscriptoresSuscribirte
Supera tu relación con la comida